miércoles, 28 de octubre de 2009

Se comprueba que lo más difícil no es hacer un blog sino escribir todos los días. Trabajo mucho. Todo el tiempo. No es excusa igual, pero es cierto. Y por otro lado, las cosas que pasan. Las noticias bomba. Me tengo que mudar. Este departamento es prestado. Es familiar. Las familias tienen sus bataholas (buena palabra, no sé si escribe así) y como resultado, uno, yo, se tiene que ir, mudar de acá a un mes y medio, con suerte dos, porque Primo menor necesita, también, el departamento.
Tengo que buscar, encontrar. Y ahora sí, van a aumentar los gastos. Va a dejar de sobrar lo que sobraba. Mi viejo me da una palmada cuando nos despedimos después de almorzar y me dice "es hora de hacerse grande". Mi viejo piensa que soy un pelotudo. Me preguntó por Violeta. Dice que es "la chica para vos". Violeta me llamó en el medio del almuerzo. A veces nos vemos. Nos vimos después de ese almuerzo con mi viejo. Le conté que tenía que mudarme. No dijo nada. Me pareció que recorrió mi casa con una mirada un poco melancólica pero probablemente sea mi mirada sobre Violeta. Ella dice que le adjudico cosas siempre un tono más alto que lo que ella es. Le dije que me hacía acordar a Sofía y no le pareció. Ella no ve similitudes. "Sofía está re loca, le secuestra el hijo". Es un libro. Es verdad que hacer comparaciones con personajes de libros o películas es berreta.
Lo de Mariana se apagó. No la vi más. No pasó nada. Nos dejamos de llamar. Supongo que ella se cansó de mandar mensajes al vacío. Y yo no tengo energía para el comienzo de algo, para ese momento en que lo ocasional empieza a ser un comienzo, incorporar al otro a tu semana y pensar cuándo la voy a ver o qué vamos a hacer o si hace equis cantidad de días que no la veo o que no la llamo. No puedo con eso. Lean dice que soy un enroscado y yo digo que no. Ni siquiera cumplo. No hago nada. Dejé de llamar hasta que ella dejó de llamarme. No sé, en verdad, si la llamé por mi propia iniciativa más de una o dos veces. Quizá Lean tiene razón. Pero bueno, no tengo ganas. Con ella todo bien. Pero ahí donde justo hay que seguir, yo no puedo seguir. Doblo a la izquierda y me tiro al río.

6 comentarios:

Julia dijo...

Sobre todo la primera línea.

juanfurlo dijo...

mudarse es algo muy bueno!

flor dijo...

Julian, no vas a escribir más?

Tomoyo dijo...

te descubri ahora que no escribis...cosas que pasan,pero me gusta tu blog vestido de silencio momentaneo...en fin, suerte o lo que sea

Tomoyo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ale Schonfeld dijo...

volvé sonomán