miércoles, 23 de septiembre de 2009

Al final no vimos la película. Mariana se retrasó y la función siguiente era demasiado tarde. Cuando recibí el mensaje no sabía bien qué hacer. Tomar algo y ¿después? ¿Invitarla a cenar? Cenar es demasiado, dijo una vez una amiga. Esas son las cosas que me dan ganas de irme a mi casa. Teníamos cine, dice que llega tarde y ahora tengo que inventar otra cosa. Al final fuimos a un bar de Palermo (obvio) y tomamos unos tragos. No sé bien de qué hablamos pero hablamos. Quiero decir, no es importante, hablamos más por hablar que por lo que decíamos. Una cosa llevaba a la otra, su perro, su infancia, Rosario, mis vacaciones en Rosario una vez, mi infancia, mis viejos, el cine, el teatro, actuar en una cosa, en otra, dirigir actores, trabajar con directores. Tiene pelo corto, cuello largo, buena postura. Tenía una remera, un saquito, una flor en la cabeza. Una flor en la cabeza parece horrible pero le quedaba bien, bastante bien. En el bar había sillones. Nos sentamos ahí, tranquilos, hablamos un rato, chapamos, todo bien. Igual, ese momento medio raro… No sé, los pibes, que son de otro palo, piensan que soy medio maricón, pero toda la cosa de decir “¿vamos a casa?” me incomoda un poco. Igual lo dije, siempre lo digo, vinimos, cogimos y estuvo bien. Ayudó un poco el alcohol. Nos reímos bastante. Cuando terminamos, todo bien, pero ya me daba ganas de que se fuera. Eso es un cliché, pero es así. Terminás y querés que el otro, un extraño, se vaya, volver a esa cosa de uno mismo que uno mismo maneja. A mí me agarra esa cosa de que pienso que se va a quedar y quedar y quedar, y que voy a tener que echarla. Quizá porque Violeta hace un poco eso. No sé, no tan así. Pero un poco.

Hoy termino de editar el video para el concurso. Borroneé las caras de la gente, y armé como unos personajes basados en el vestuario. Gente de distintas fiestas compone un personaje. Tres novias son La Novia. Dos novios son El Novio. Y así. Entonces agarré las situaciones de descarte y construí una pequeña trama. Todo montaje. Las caras borroneadas son a propósito, y se entiende que es distinta gente y material en bruto. No le hice tratamiento a propósito. Es montaje. Una pelea y una reconciliación, está el tipo que manosea a la sobrina y con otros dos los mandé al baño, de donde salen en actitud sospechosa. Hay una abuela llorona, hay un hermano menor, de unos once, doce años, que ve cosas que no tendría que ver. No sé si me explico. Pero creo que quedó bastante bueno. Dura ocho minutos. Le puse banda sonora típica de fiestas. Y todo está armado así, en bloques de un minuto y medio o dos que son musicales. Desde el baile judío al carnaval carioca y fin de fiesta. Es más sobre la mirada que una trama con puntos de giro y todo eso. Dirían eso los profesores de guión. Están los gestos de los novios que nadie mira porque nadie quiere mirar. Las miradas hacia abajo. La mirada de duda hacia un amigo. Secretos. Besos que no tenían que ser dados. Tengo que renderear y armar todo para llevarlo mañana.

Mariana se fue a las seis de la mañana. No dormí nada. Dormimos un poco los dos, pero mal. Después dijo que se iba y asentí. Pedimos un taxi. No pudo evitar el típico gesto de “qué onda?”. Volví a decirle “hablamos”, como la otra vez, pero agregué “en estos días”. Hablamos en estos días, ella sonrió y dijo que nos quedaba pendiente Tarantino.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

que loco, este blog es nada más y nada menos que tu vida, cosas iguales a las de todos. por eso me gusta, no puedo dejar de leerlo.

Macu dijo...

que hacés si alguna de tus minas descubre éste blog? me da mucha intriga

Julián G dijo...

gracias loco. es así. qué sé yo.
hola macu. no me pongas paranoico. no creo que lo descubran. tomé medidas para que eso no pase. pero bueno, qué sé yo. siempre puede pasar. igual no creo eh. no creo.

ivana gonzález dijo...

que boluda que llego tarde, esta buenisima la de tarantino.

Barduhau dijo...

mmm, qué intriga, quiero saber más. Leí tres o cuatro de un tirón y se pone cada vez mejor.
El corto debe haber quedado bueno. Me encantaría verlo. Esa cosa de "lo que no debería ser visto", que en esos videos siempre queda recortado.

Julia dijo...

Y acá estoy. Lo leí desde el principio y no puedo evitar pensar en que Julian G puede ser cualquiera de nosotros. Y Violeta, lo mismo. Mariana también. Así que procuraré seguir la historia, que supongo, es como si un amigo me la contara. Salute!

(Somos casi casi tocayos!)

Anónimo dijo...

Cualquiera de nosotras podría ser Mariana... cómo saber si mis primeras citas no son parte de un blog? voy a tener q pedir sesi{on extra de terapia